Saltear al contenido principal

Rosácea

La rosácea es una afección cutánea frecuente que provoca enrojecimiento y vasos sanguíneos visibles en la cara. También puede ocasionar bultos pequeños y rojos llenos de pus. Estos signos y síntomas pueden brotar durante un período de semanas a meses y luego disminuir por un tiempo. La rosácea se puede confundir con el acné, una reacción alérgica u otros problemas de la piel, puede afectar a cualquier persona. Siendo mas frecuente en mujeres de mediana edad con piel blanca.

Los signos y síntomas de la rosácea pueden incluir los siguientes:

  • Enrojecimiento facial. La rosácea habitualmente provoca el enrojecimiento persistente de la parte central del rostro. Los delgados vasos sanguíneos de la nariz y la mejilla a menudo se hinchan y se vuelven visibles.
  • Protuberancias inflamadas y rojizas. Muchas personas que tienen rosácea también presentan granos en la cara que lucen como acné. Estas protuberancias a veces contienen pus. Puede que sientas la piel caliente y sensible.
  • Problemas en los ojos. Alrededor de la mitad de las personas que tienen rosácea también sufren de ojo seco e irritado, y párpados inflamados y enrojecidos. En algunas personas, los síntomas de rosácea ocular preceden a los síntomas en la piel.
  • Agrandamiento de la nariz (hipertrofia nasal). En raras ocasiones, la rosácea puede engrosar la piel de la nariz y hacer que esta tenga aspecto bulboso (rinofima).

Un número de factores pueden desencadenar o agravar la rosácea al incrementar el flujo sanguíneo a la superficie de la piel. Algunos de estos factores son los siguientes:

Bebidas calientes y comidas picantes, alcohol, temperaturas extremas, luz solar o viento, emociones, ejercicio, cosméticos, fármacos que dilatan los vasos sanguíneos, incluidos algunos medicamentos para la presión arterial, genética, pieles grasosas, factores endocrinos . La etiología y patogenia de la rosácea aún no se conocen con exactitud. No obstante, los hallazgos clínicos prominentes tales como el enrojecimiento facial, el eritema persistente y las telangiectasias sugieren fuertemente que está involucrada en su patogenia una respuesta regulatoria aberrante de la vasculatura dérmica superficial que conduce al edema y a la inflamación. Entre los gérmenes relacionados con esta enfermedad se ha implicado al Demodex  folliculorum.

Diagnostico

  • Los pacientes tienen una forma de ser de su piel caracterizada por la tendencia a la rubefacción y la dilatación vascular, en forma de telangiectasias (capilares), con o sin lesiones en forma de pápulas o pústulas (granitos o bultos dolorosos). Es más frecuente en las mujeres, y más grave en los hombres, y aparece entre los 20 y los 60 años. Afecta mucho a la zona de la nariz y los pómulos. En casos de duda con otras enfermedades de la piel, el dermatólogo puede indicar la toma de una muestra para biopsia

Tratamiento

  • El control de los factores desencadenantes es esencial para abordar la enfermedad: evitar el sol, el calor, la sofocación, el alcohol, el chocolate, los alimentos ricos en especias, u otros factores individualizados (pueden variar entre unas personas y otras). Algunos de ellos, como los cambios de temperatura, son difíciles de evitar. Algunos pacientes, conociendo su piel, trabajan en zonas frescas o se protegen del sol con gorras o sombreros. Existen múltiples tratamientos tópicos y sistémicos que serán indicados por su dermatólogo dependiendo el grado de afectación 

Dra Elizabeth Paris
Valencia, Carabobo.

Volver arriba