+58 (212) 285.52.84 [email protected]

Melanoma en niños en lenguaje sencillo

Dr. Carlos Facchin Olavarria. Valencia.

El cáncer de piel es poco frecuente en los niños, sin embargo nadie está a salvo del cáncer de piel porque nuestra dermis tiene memoria. Esto quiere decir que todas lesiones cutáneas, en forma de quemaduras solares, se acumulan en la piel reduciendo el capital solar con el que nacemos. Los últimos estudios sobre la indicencia del melanoma o cáncer de piel indican que, haber sufrido más de tres quemaduras solares en la misma zona aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel. 

Esta enfermedad es muy poco común en pacientes más jóvenes. El melanoma es más común entre personas de piel blanca, ojos claros o pelirrojos, con algún familiar con melanoma (genético),con antecedentes de quemaduras solares en la infancia, o con quemaduras solares intermitentes ( vacaciones Carnaval, Semana Santa, Escolares).Si tienes muchos lunares (+ de 50).Si vivimos como es nuestro caso ,en un país cerca del ecuador (latitud ecuatorial).Además de otros factores como enfermedades de piel genéticas, o con disminución de sus “defensas” por otro tipo de Cáncer o por uso de medicamentos para tratarlos (inmunosupresión).

En los niños, en general, todos los lunares van a ser benignos, pero para asegurarnos tenemos la regla del             A, B, C, D y E.. A, de asimetría. Los lunares son manchas pigmentadas de la piel que generalmente tienen forma redondeada, es decir si Ud. divide por la mitad son iguales. B, de bordes irregulares. no bien delimitados en su periferia, comparándolo con una “Carretera vieja” sinuosa. C, de color: Varios colores en el mismo lunar (negro-marrón. parda). D, de diámetro o tamaño, mayor 5 mm  comparándolo con el borrador de un lápiz. E, de elevación. Se toca más que se ve. Cualquiera de estos signos nos debe hacer consultar con el dermatólogo. No son por si mismos signos irrefutables de malignidad, pero sí son un símbolo de alarma que nos debe poner en alerta.

Pero es posible que el melanoma infantil no coincida con ninguna de estas categorías. Busque lo siguiente: Un lunar que cambia, crece o no desaparece. Un lunar de forma rara o grande. Un bulto de color pálido o rojo. Un lunar o un bulto que pica o sangre.

En menores de 12 años su incidencia es baja 0.3% y en menores de 21 años aumenta al 6-7 % .Los últimos estudios sobre la incidencia del melanoma o cáncer de piel indican que haber sufrido más de tres quemaduras solares en la misma zona, mayor será el riesgo de padecer cáncer de piel. 

El temido melanoma o cáncer de piel es más común en las personas de piel clara, especialmente las que tienen el cabello rubio o rojo y los ojos claros. Los factores de riesgo que pueden predisponer al padecimiento del cáncer de piel incluyen una historia de melanoma en la familia, tiempo de exposición al sol (el tiempo de exposición al sol sin protección afecta directamente al riesgo de cáncer de piel), las quemaduras solares en la primera infancia (los estudios han demostrado que las quemaduras solares que se producen temprano en la vida de la persona aumentan el riesgo de cáncer de piel años más tarde), tener muchas pecas o muchos lunares comunes (más de 50) y poseer lunares displásicos (lunares atípicos), que son lunares benignos inusuales que pueden parecerse al melanoma. Las personas que los tienen se encuentran en mayor riesgo de tener melanomas únicos o múltiples.

Recordemos  que la detección precoz es fundamental  y el Dermatólogo  es la persona entrenada y que cuenta con procedimientos de apoyo como la Dermatoscopia que permite examinar mejor las lesiones por debajo de la superficie cutánea amplificando in-vivo la imagen sospechosa, sin invasión; estando establecidos los cambios observados que nos ayudaran al Diagnóstico y luego orientar los siguientes  pasos,  como la toma de  muestra       ( Biopsia de piel ). Con lo cual va a depender su manejo y pronóstico o supervivencia.

@carlosderma